Oriéntate


Informe Pisa

     ¿Pisa, un documento real o ficticio? En primer lugar deberíamos plantearnos si los datos que destaca este informe son del todo fiables. Su valoración puede estar influida por la visión que tengan los analistas en determinados aspectos. Por otra parte la evaluación que realiza dicho informe se centra sólo en algunas materias y en los resultados obtenidos, dejando a un lado los procesos y restando importancia a otros aspectos que deberían ser destacados. Este tipo de evaluación la podemos relacionar con el paradigma técnico racional, pues sigue la misma metodología a la hora de hacer una evaluación sobre los conocimientos que los niños poseen.

    En cuanto a los resultados obtenidos por España, tenemos que decir que aparentemente no son favorables, aunque todo depende de cómo lo mires. Un claro ejemplo es que España está un una posición muy baja, y sin embargo si observamos los percentiles de puntuación entre los países estudiados, las diferencias entre estos son muy escasas.

    Pese a que estos resultados no nos dejan en buen lugar, si que es cierto que hemos mejorado en los últimos años, aun queda mucho por hacer.

¿Cómo podemos mejorar?

    Es una tarea difícil, pero cambiar estos resultados es posible.

    Los primeros años de vida son esenciales en nuestra educación, ya que desde pequeños debemos adquirir unos valores y una formación adecuada para asentar una buena base de cara al futuro. Pensamos que lo que de verdad falla es la base, la educación infantil así como la educación a padres desde el primer momento, es trascendental para prevenir posibles problemas futuros.

“La educación de una persona comienza 18 años antes de su nacimiento”

Napoleón Bonaparte

 Las claves del éxito en Finlandia

 

    Son muchas las diferencias que existen entre el sistema finlandés y nuestro sistema educativo, al igual que muchas son las diferencias que encontramos en otros aspectos como son la cultura, los valores, las costumbres, la economía o la organización del país. Es importante conocer las “claves” de este éxito tan sonado, para darnos cuenta de qué es lo que verdaderamente está fallando en nuestro sistema educativo y cuáles son los principales aspectos que deberíamos cambiar. Hay que dejar claro que no se pretende de ningún modo plagiar este modelo educativo, pues cada país tiene sus propias características y posiblemente cosas que allí están funcionando a la perfección aquí no lo harían. A pesar de esto, si lo que pretendemos es el cambio no podemos acomodarnos en posturas como las de decir que “aquí el estado no podría mantener ese tipo de educación”, o “es que esos métodos se pueden llevar a la práctica porque la población es considerablemente inferior a la de España”

    Dos aspectos generales como son la organización de la educación a nivel estatal y la concienciación de cada persona como miembro de un grupo difieren de un sistema educativo y otro. En cuanto al primero características como el ingreso al sistema educativo al los siete años, la gratuitedad del mismo, la eliminación de las diferencias entre colegios públicos y privado, la dificultad para acceder al cuerpo de docentes o la conservación del mismo sistema educativo a pesar de los cambios políticos, son sólo algunas de las claves del éxito. Por otra parte el compromiso a nivel individual tiene un papel fundamental, las familias toman una gran responsabilidad en la educación de sus hijos y los docentes están muy motivados y muestran su interés en la enseñanza.

    Por tanto una de las mayores causas del éxito podría ser la unión y el sentimiento que tiene cada habitante de formar parte de un gran grupo. Muestra de ello es el pacto que se hizo hace más de 30 años entre los gobiernos, que consistía en que la educación debería estar exenta de cambios políticos y de ideologías de partidos, la educación sería un bien común.

    ¿Qué ocurre en España? Los políticos, con su afán de reformar y de promulgar la idea de “lo mío es lo mejor”, hacen y deshacen a su antojo, proclaman nuevas leyes, anulan las anteriores, llevando a los docentes y ciudadanos, en general, a un estado de total confusión. Pero no sería justo decir que toda la culpa del fracaso de la educación española la tienen los políticos.

    Todos y cada uno de nosotros desde nuestras aulas podemos hacer muchas cosas para iniciar el cambio, concienciar a padres, educar en “nuevos valores”, trabajar desde nuestra propia motivación para poder así mostrárselo a nuestros alumnos, o cooperar en equipo, no sólo elaborando conjuntamente la programación de aula, por poner un ejemplo, sino teniendo en cuenta al otro, no viéndolo como un enemigo sino como alguien que nos puede aportar muchas cosas. Además, la familia es un foco muy importante.

        En los últimos años se ha tendido a culpar a la escuela de la mala formación del alumnado, del fracaso escolar e incluso de una mala educación. El primer contacto que tiene el niño hasta un par de años después de su nacimiento es con la familia, por ello es tan esencial que este núcleo de tanta influencia para el niño, difunda desde bien pequeños los valores básicos que más tarde se desarrollarán en la escuela. Así, con la colaboración de todos: políticos, docentes y familia, conseguiremos mejorar la educación de nuestro país.

    No queremos crear Finlandpaña a través de un “corta y pega”, sino una Aprendpaña, en la que en vez de existir, estudiantes que solo “estudien”, haya aprendices que de verdad aprendan.

 

A continuación os dejamos un enlace sobre un reportaje del sistema educativo finlandés.

http://espanjanluokka.net/2010/01/20/reporteros-canal-sur-educacion-en-finlandia/